» » Cambiando un sifón de lavabo o fregadera

Cambiando un sifón de lavabo o fregadera

mundo hogar 19 de septiembre del 2011 Bricolaje No hay comentarios

DESAGUE DE LAVABO

Lo cierto es que existen un buen número de acciones en el hogar a las que nosotros mismos, con pocos conocimientos y unas herramientas no excesivamente especializadas podemos hacer frente.

Algunas de estas cosas no son de una utilidad  extrema, sin embargo, otras, como el cambio de un desagüe (de lavabo o fregadera) resultan realmente útiles y, como decíamos no excesivamente difíciles, veamos cómo.

Realmente cuando hablamos de un cambio de desagüe, al menos en este caso, nos referimos a la parte de los mismos que más problemas suele presentar a medio plazo, los llamados sifones, foco en muchos caso de esas molestas goteras, ligeras en cuanto a cantidad, pero realmente fastidiosas.

Existen muchos modelos diferenciados de Sifones, pero, los más usuales y a los que dedicaremos este texto son aquellos de PVC que hace mucho más sencillo su cambio que aquellos antiguos sifones artesanales de plomo.

Lo primero que debemos hacer antes de realizar el cambio es, aunque parezca un poco obvio citarlo, conocer la medida del tubo, no todos los desagües  poseen el mismo tamaño y comprar las piezas necesarias en función de ese diámetro.

pieza desague de lavabo

La sustitución de un sifón de PVC es tan simple como el hecho de aflojar las tuercas de que sujetan la pieza tanto al lavabo y fregadera como a la tubería propiamente dicha, antes de hacer esto conviene soltar la tapa de registro que se encuentra en la zona más baja del codo que forma el sifón colocando debajo un recipiente, ya que este sistema siempre retiene una cantidad de agua.

Los sifones de PVC se dotan de partes extensibles en sus piezas, como ya poseemos la referencia del sifón que retiramos, deberemos tan solo ajustar el nuevo a las mismas medidas, fijaremos en primer lugar la pieza que une al lavabo o fregadera y en segundo lugar la pieza que une a la tubería, dejando las roscas sin toda la presión posible para manejar de manera correcta el último paso que es encajar el sifón entre estos dos puntos.

Por norma general todos los sifones nuevos se venden en unión a una serie de juntas de goma que se colocan a modo de elementos de sellado en las uniones, en caso de ser necesario podremos utilizar algo de teflón en las roscas, pero, por regla general no debiera ser necesario.

Por último y con todas las piezas ensambladas y presentadas apretamos las tuercas y comprobamos, dejando el paso de agua que las uniones se encuentran perfectamente selladas.