» » Decoración japonesa

Decoración japonesa

mundo hogar 9 de abril del 2013 Decoración No hay comentarios

La decoración japonesa no se trata solo de agregar objetos y que se vean bien, también tiene un significado y necesita que se cree balance en el universo que nos rodea. Este proceso se le conoce como Zen, algo que es esencial en los hogares japoneses. Todo debe ser muy minimalista pero el espacio debe ser usado de manera que haya un balance entre el Yin y el Yang (lo masculino y lo femenino).

La principal ley para la decoración japonesa es que menos es más y esto se muestra en los colores que suelen ser naturales o neutros completamente. Se deberá usar el color negro, que es totalmente necesario pero solo para alinear estructuras o definir formas. También se pueden usar colores fuertes, como el rojo, pero solo una vez dentro de una habitación. Por ejemplo, si tienes un dormitorio con una vasija roja, eso es lo único de color fuerte que debes tener ahí. Si quieres usar más colores como estos, ve a otras habitación a agregarlos.
Decoración japonesa
Para crear el balance y un poco más de dinamismo, los japoneses usan texturas para decorar. Por ejemplo, verás objetos de todo tipo hechos de bambú, de papel de arroz (como las puertas corredizas), madera de cedro, mimbre y tela de seda.

Si quieres agregar un poco de arte sin parecer exagerado o fuera de lugar puedes usar un kimono. Los kimonos son considerados un lienzo para los artistas, al menos en Japón, y si vemos de cerca podremos notar que tienen unos hermosos dibujos en ellos. El kimono puedes ponerlo al aire libre guindado, puedes usarlo a lo largo de una mesa simple, o incluso enmarcarlo para ponerlo en la pared como si fuese un cuadro.

Puedes seguir con esta línea de buscar elementos japoneses y darles otro trabajo diferente al que tenían. Por ejemplo, consigue una puerta antigua “Keyaki” y ponla en uso como un escritorio para trabajar o una mesita de café para la sala.

La decoración japonesa te dará un aspecto exótico a tu hogar. Usa tu imaginación y recuerda que el balance y equilibrio es lo más importante, no uses demasiados elementos. Evita lo sobrecargado.