» » Tu despacho, un lugar para la productividad

Tu despacho, un lugar para la productividad

mundo hogar 13 de junio del 2011 Decoración No hay comentarios

Despacho

La decisión de la creación de un espacio de trabajo, de un despacho, a partir de un espacio vacío, tiene tantas posibles lecturas y caminos que, probablemente necesitáramos toda una serie de artículos para repasar las posibilidades más comunes.

En este caso nos inclinaremos por una opción, en nuestros comentarios, que fomente dos características clave en este tipo de decoraciones y estructuras; la funcionalidad y la productividad.

Partamos para ello de una realidad no siempre asumida: por regla general pasamos una cantidad de horas en estos espacios de trabajo que a la larga los convierten en nuestro lugar de estancia por encima incluso de nuestro hogar ya que en este pivotamos sobre diferentes estancias mientras que en el despacho la movilidad por regla general es mucho menor, lógicamente.

oficinaAsí que la regla numero uno para manejar las características citadas al comienzo es el espacio. Aunque parezca un contrasentido cuando disponemos de poco espacio debemos empeñarnos en generarlo. Un lugar de trabajo recargado, apretado en mobiliario, con sensaciones de obstáculos al desplazarnos, resulta un foco de stress evidente a la larga, por lo que en esa lucha por hacer espacio incluso donde no lo haya, deberemos racionalizar los elementos de uso cotidiano en nuestro trabajo buscando soluciones alternativas para aquellos que, o bien no son imprescindibles o bien su uso resulta limitado. Afortunadamente las nuevas tecnologías nos ayudan en cuanto a la generación de materiales, textos y documentaciones, pero aun así, cuando estos sean de obligatoria presencia, debemos poner nuestro empeño en encontrar soluciones que los recoja al máximo y, si es posible, que los oculte en buena medida.

Las estanterías abigarradas, los muebles de tamaños formas y colores diferentes, la falta de uniformidad en definitiva, también se convierte en un enemigo del que hay que huir si deseamos un entorno de trabajo funcional, buscar ese equilibrio y uniformidad en el mobiliario y su disposición es simplemente clave en combinación con la creación de espacio citada, usemos las paredes pero sin hacerlas desaparecer, trabajando con mobiliarios de tamaños medios en altura que nos permitan mantener las partes superiores de las paredes a la vista y busquemos los puntos muertos del despacho para situar a mayor altura las estanterías o muebles con los elementos de uso inmediato o más común mantenidos en perfecto orden.

Por supuesto la elección tanto de la mesa como de la silla de trabajo, en conjunción de imagen con el resto de la estructura, resulta muy importante, no tengamos remilgos con estos elementos a la hora de los costes, podremos encontrar mobiliario de las características citadas a muy buen precio, pero, tanto en la mesa como en la silla la inversión debe supeditarse realmente a nuestra comodidad a la hora de trabajar.

Despacho de dirección